Los trílogos y su importancia en el proceso legislativo de la UE

Recientemente se ha aprobado la nueva Ley sobre inteligencia artificial, tras un largo e intenso debate. ¿Conoces el proceso legislativo que se sigue en la Unión Europea? ¿Sabes qué son los trílogos? Te lo contamos.

Bandera Unión Europea

Imagen de Alexandre lallemand en Unsplash

El proceso legislativo en la Unión Europea (UE) no es algo sencillo, no sólo porque existen diferencias significativas en los diferentes Estados miembros sino también porque las cosas pueden complicarse un poco cuando hay que conseguir el acuerdo de 27 países.

La iniciativa legislativa corresponde a la Comisión Europea. La propuesta de un nuevo acto legislativo elaborada por la Comisión se envía al Parlamento y al Consejo. Esta propuesta puede adoptar la forma de un Reglamento o de una Directiva. La principal diferencia es que el Reglamento es directa e inmediatamente aplicable a todos los Estados miembros (como el Reglamento General de Protección de Datos), mientras que la Directiva debe adaptarse a cada Estado miembro mediante un instrumento normativo nacional.

Según los Tratados, debe llevarse a cabo un complejo proceso para obtener el acuerdo de ambos colegisladores.

Qué son los trílogos

Tras recibir la propuesta de la Comisión, el Parlamento y el Consejo empiezan a trabajar en sus propias ’posiciones negociadoras’, es decir, en los cambios que quieren incluir en la propuesta de la Comisión. Una vez que el Parlamento y el Consejo han alcanzado un acuerdo sobre los cambios que quieren introducir en la propuesta, comienzan los trílogos.

Los trílogos son reuniones entre las tres partes implicadas en el proceso, con el objetivo de alcanzar un acuerdo político y un texto común que pueda ser adoptado. Los participantes son: 

  • La Comisión Europea, que actúa como garante de los tratados de la Unión Europea.
  • El Consejo Europeo, que representa los intereses de los Estados miembros.
  • El Parlamento Europeo, que vela por los intereses de los ciudadanos de la Unión.

Comienza aquí la preparación del llamado ‘documento a cuatro columnas’ por parte de la Comisión, que contiene las tres propuestas de redacción párrafo por párrafo, con una cuarta columna para el texto final acordado. Este documento se distribuye y utiliza a lo largo de todo el proceso.

El Estado miembro que ejerce la Presidencia rotatoria del Consejo preside las reuniones, y decide el número y frecuencia de estas en función de sus objetivos políticos. La presidencia también presenta ‘propuestas alternativas’ si las negociaciones no avanzan. En este punto, todas las partes fijan un plazo para las negociaciones con el fin de limitar el número de rondas de reuniones. A veces este límite actúa como catalizador y facilita el acuerdo. Así ocurrió durante los diálogos a tres bandas que condujeron a la aprobación de la Ley de Inteligencia Artificial, cuando la ronda final desembocó en el acuerdo que se prolongó durante tres días. Al final del proceso, las tres partes llegaron a un acuerdo y a un texto común.

Siguientes pasos

El resultado final de los trílogos es un acuerdo político que debe ser pulido y revisado por expertos técnicos. Estos expertos pueden modificar el texto para hacerlo jurídicamente coherente, pero el texto final conservará la esencia del acuerdo alcanzado en los trílogos.

Una vez finalizado el texto, se somete a una votación final en el Consejo y el Parlamento. Por último, el texto se traducirá a todas las lenguas oficiales de la Unión Europea y se publicará en el Diario Oficial.